Sábado 20 de setiembre de 2003
De Raíces y Abuelos: una experiencia inolvidable
Eduardo José Ropolo participó de los actos de hermanamiento entre las localidades de Ataliva y Pancalieri, realizados en esta última ciudad italiana. La oportunidad fue propicia para tomar contacto con descendientes de su familia.


El 28 de mayo pasado, se produjo el reencuentro de familiares con apellido Ropolo de Argentina e Italia, como consecuencia de haberse concretado el hermanamiento entre Ataliva y Pancalieri, localidades santafesina y del Piemonte italiano, respectivamente.

El punto de referencia fue Pancalieri, y ambas familias compartieron lindos y emotivos momentos entre el 28 de mayo y el 10 de junio durante el anhelado encuentro.

La comitiva de Ataliva estuvo integrada por un miembro de la familia Ropolo, Eduardo José -además del intendente, su esposa y algunas familias de esa y otras localidades vecinas-, quienes fueron recibidos por los residentes locales que, incluso, habían llegado a nuestro país en ocasión del hermanamiento. Eduardo es descendiente de un inmigrante italiano, originario de Pancalieri, que se radicó en Felicia (provincia de Santa Fe).

Ese viaje fue muy significativo para ambas ramas de la familia, ya que se produjo después de más de 100 años de aislamiento entre los Ropolo de Italia y Argentina.

No obstante, este evento continuó con los esporádicos viajes realizados a su país natal de los inmigrantes que llegaron a nuestro país y a las visitas a Pancalieri que hicieron en los últimos años algunos miembros de la familia argentina, pero sin poder mantener ninguna vinculación con sus parientes.

Página en Internet


Eduardo José Ropolo se comunicó con De Raíces y Abuelos para contarnos que -continuando con los objetivos que se fijaron de integrar a la familia Ropolo- organizaron ese reencuentro de las argentinas e italianas, que se pudo concretar a partir del hermanamiento.

A raíz de que el reencuentro resultó "un grato momento de nuestra familia", según opinó, decidió crear un apartado de la página web familiar con información de ese acontecimiento, que se puede consultar en la siguiente dirección de Internet:

www.ropolo.com.ar\Paginas\Encuentro\PaginaReencuentro1.html. También se tiene previsto organizar un segundo encuentro de las familias, en una fecha que todavía no se definió.

Eduardo recordó que "el encuentro se empezó a concretar cuando, al inicio de 1998, Rubén Manuel Ropolo le escribió una carta a María Teresa Ropolo, que fue respondida el 30 de abril de 1998 por su hermano Giuseppe. Luego, con la ayuda de Internet, a fines de 2000 se inició un fluido contacto entre Eduardo José y Giuseppe, que se extendió de a poco a otros miembros de la familia".

Y continuó: "En agosto de 2002, por diversos motivos no pudieron participar los Ropolo de Italia en el hermanamiento de Ataliva y Pancalieri, realizado en nuestro país y del que participó una delegación italiana, ni en el primer encuentro de las Familias Ropolo, que se llevó a cabo en Felicia el 12 de octubre del año pasado (del cual publicáramos una nota en De Raíces y Abuelos)".

No obstante, aclaró que -durante 2002- estuvieron en Pancalieri Olga Teresa Ropolo (que no pudo tomar contacto con ningún familiar italiano) e Hipólito Pavia, quien se encontró con Giovanni y Angelo, pero no llegó a establecer vínculos familiares.

Final feliz


Pero, al parecer, Eduardo José tuvo más suerte que sus familiares, ya que el 28 de mayo de 2003 se encontró por primera vez con Giuseppe Ropolo (su tío cuarto) en el aeropuerto de Torino.

Luego, en la plaza principal de Pancalieri, la delegación de Ataliva fue recibida calurosamente por la gente de dicho pueblo, entre los que se encontraban Angelo Ropolo, su esposa María Parizia y su hija Paola Piera, tíos cuarto y prima cuarta del mencionado Eduardo José Ropolo.

Ese mismo día también se encontró con María Teresa Ropolo (tía cuarta) y con sus hijos Edoardo y Barbara Ferrero (primos cuartos). Luego conoció a los hijos de Giuseppe, Cristiano y Chiara (primos cuartos), además de Bartolomé Ropolo y su hermana Francesca, tíos terceros-abuelo.

Eduardo comentó con mucha emoción que "me hicieron conocer todo Pancalieri y pude vivir todos esos días en el mismo terreno donde nacieron y vivieron mi bisabuelo, tatarabuelo y demás antepasados. Estuve en la iglesia donde fueron bautizados, recorrí las calles por donde ellos caminaron. No me alcanzan las palabras para describir lo que sentí al estar en esos lugares donde sus antepasados vivieron".

Asimismo, recordó que "la estadía en Pancalieri se extendió hasta el 16 de junio de 2003. Toda la estadía se desarrolló en un ambiente familiar y fui tratado por todos los miembros de la familia Ropolo como un pariente al que conocían de años, a pesar de que a muchos los iba conociendo en ese momento".

Por último, agregó que "para los habitantes de Pancalieri era un Ropolo más, de todos ellos recibí una incomparable atención y una amistad que siempre recordaré. Este viaje no sólo sirvió para encontrarme con mis parientes italianos y estrechar los vínculos familiares de los Ropolo, sino para conocer y crear una amistad con los habitantes de Pancalieri, a los que nunca olvidaré en mi vida".

Antecedentes


En febrero de 2002 publicamos en De Raíces y Abuelos una nota que refería a la creación de la página web con la historia familiar de los Ropolo (www.ropolo.com.ar), que reúne gran cantidad de información, documentos y fotografías.

Por entonces, el Ing. José Luis Ropolo se había puesto en contacto a través del e-mail de la sección (raicesyabuelos@litoral.com.ar) para contarnos que era descendiente de inmigrantes y que pretendía dar a conocer esa página, que hacía aproximadamente dos años había creado un primo segundo suyo, Eduardo José Ropolo, residente en Capital Federal.

En esta oportunidad, se comunicó el propio Eduardo para contarnos la experiencia vivida en Italia durante el hermanamiento de Ataliva y Pancalieri. También nos permitió tomar algunos datos y fotos de la página web para plasmar en la Revista Nosotros esta nueva historia familiar.

Mariana Rivera


www.000webhost.com